Type and press Enter.

Hoy Preparamos Pipirrana

Con el calor ya definitivamente entre nosotros, ya apetecen menos y menos los platos pesados de carne todos los días. Todo lo contrario, de vez en cuando queremos algo ligero pero también lleno de sabores fuertes y frescos.
Por eso, esta vez te traemos una receta de la famosísima pipirrana  con atún y huevo para que se convierta en un plato muy equilibrado y rico en proteínas también.

Ingredientes

Tomates rojos. Mejor si están más maduros que verdes.

Pimiento verde.

2 o 3 Huevos.

Atún al gusto

Aceite de Oliva Virgen 

2 dientes de ajos.

Sal al gusto

Para conseguir una pipirrana riquísima, sigue estos pasos:

  1. Prepara la base

El primer paso es pelar los tomates con un pelatomates si no están muy maduros y tirando de la piel si sí lo están. Tras esto, vamos a cortarlos

en pequeños trozos teniendo especial cuidado de aprovechar todo el jugo para que el plato tenga una buena base de tomate.

Tras esto, vamos a añadir los pimientos verdes cortados también en pequeños dados y las claras de huevos ya cocidos.

  1. Prepara el aliño

Para este paso nos hará falta un mortero. Añadimos un diente de ajo con un poco de sal gruesa o fina (a gusto del consumidor), otra parte de pimiento verde cortado y las yemas de las claras que usamos en el paso 1. Se recomiendan no más de 3 yemas de huevos.
Con todos los ingredientes vamos a machacar todo bien mientras añadimos un chorrito de aceite de oliva.

 

  1. Juntar todo

Ahora tenemos la base y el aliño hechos pero separados, ahora vamos a juntarlo todo y añadir lo que nos queda.
Añadimos el aliño que hemos machacado en el mortero a la base de tomates, pimiento y claras de huevo y ahora también incorporamos una lata de atún. Con todo en un recipiente toca mezclarlo todo hasta crear una consistencia uniforme con todos los ingredientes bien mezclados.

  1. Dejar reposar

La gracia la pipirrana es que esté bien fría, por tanto, el último paso antes de servirlo y disfrutar es dejarlo en la nevera durante, al menos, 4 horas para refrescarlo como es debido. También es una buena opción preparar el plato la noche anterior a su consumo para que esté varias horas en la nevera.

Bien, ahora sólo nos queda servirlo y disfrutar de los sabores frescos y sanos de un plato que encaja perfectamente con la estación en la que acabamos de entrar.

Esperamos que os guste esta receta de pipirrana y os animéis a intentarla y nuestras otras recetas y atentos que pronto vienen más.

 [:en]Con el calor ya definitivamente entre nosotros, ya apetecen menos y menos los platos pesados de carne todos los días. Todo lo contrario, de vez en cuando queremos algo ligero pero también lleno

de sabores fuertes y frescos.
Por eso, esta vez te traemos una receta de la famosísima pipirrana  con atún y huevo para que se convierta en un plato muy equilibrado y rico en proteínas también.

Para conseguir una pipirrana riquísima, sigue estos pasos:

  1. Prepara la base

El primer paso es pelar los tomates con un pelatomates si no están muy maduros y tirando de la piel si sí lo están. Tras esto, vamos a cortarlos

en pequeños trozos teniendo especial cuidado de aprovechar todo el jugo para que el plato tenga una buena base de tomate.

Tras esto, vamos a añadir los pimientos verdes cortados también en pequeños dados y las claras de huevos ya cocidos.

  1. Prepara el aliño

Para este paso nos hará falta un mortero. Añadimos un diente de ajo con un poco de sal gruesa o fina (a gusto del consumidor), otra parte de pimiento verde cortado y las yemas de las claras que usamos en el paso 1. Se recomiendan no más de 3 yemas de huevos.
Con todos los ingredientes vamos a machacar todo bien mientras añadimos un chorrito de aceite de oliva.

 

  1. Juntar todo

Ahora tenemos la base y el aliño hechos pero separados, ahora vamos a juntarlo todo y añadir lo que nos queda.
Añadimos el aliño que hemos machacado en el mortero a la base de tomates, pimiento y claras de huevo y ahora también incorporamos una lata de atún. Con todo en un recipiente toca mezclarlo todo hasta crear una consistencia uniforme con todos los ingredientes bien mezclados.

  1. Dejar reposar

La gracia la pipirrana es que esté bien fría, por tanto, el último paso antes de servirlo y disfrutar es dejarlo en la nevera durante, al menos, 4 horas para refrescarlo como es debido. También es una buena opción preparar el plato la noche anterior a su consumo para que esté varias horas en la nevera.

Bien, ahora sólo nos queda servirlo y disfrutar de los sabores frescos y sanos de un plato que encaja perfectamente con la estación en la que acabamos de entrar.

Esperamos que os guste esta receta de pipirrana y os animéis a intentarla y nuestras otras recetas y atentos que pronto vienen más.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Ir al contenido